Veracruz

Por la mañana salí al puerto de Veracruz. Ligeras gotas de lluvia en la carretera. Llegamos directamente a la sala de trabajo. Cuando salimos, a las cuatro de la tarde, todavía continuaba la lluvia. Transitamos por calles inundadas. Dando un gran rodeo, llegamos al sitio de la comida.



Al terminar de comer, cuando ya el atardecer terminaba pasamos por el boulevard. Vimos la Isla de Sacrificios.

Regresamos a Xalapa. Lluvia y niebla...
Ojuela y Mapimí

Para María Paz -Águila libre-, con un afectuoso saludo, y felicitación por su próximo cumpleaños, hasta Santiago.

Atendiendo el reclamo de María Paz, de no haber viajado las últimas semanas. Traigo de mi álbum de viajes, éste de mayo del año pasado, la visita a la abandonada mina de Ojuela y el pueblo de Mapimí en el estado de Durango, en el norte de México.

Por la carretera de cuatro carriles que va hasta Ciudad Juárez, frontera del norte, salimos al empezar la tarde del domingo 29 de mayo de 2005, de Gómez Palacio, Durango, nos desviamos en el pueblo de Bermejillo. Por una carretera angosta avanzamos en dirección de Mapimí, antes de llegar a este pueblo, nos desviamos por una terracería, pagamos el peaje e iniciamos el ascenso hasta llegar a lo que fue el campamento minero de Ojuela.





Cruzamos del campamento a la boca de la mina por el puente colgante de más de 300 metros de largo y más de 100 metros de altura, al fondo del cañón que cruza. Llegamos a la entrada a la mina. Ya era muy tarde para el ejercicio de entrar. Sólo contemplamos el paisaje.



Compramos pequeños fragmentos de roca con fósiles, que los artesanos venden en la boca de la mina para subsistir.





Regresamos. Al tomar la carretera a Mapimí, compré una fotos antiguas de cómo era la mina hace un siglo.



De esta mina sacaron mucha plata. Lo supe por las fotos que muestran los lingotes que sacaban desde Mapimí por ferrocarril. Visitamos Mapimí. En este pueblo, estuvieron refugiados: Miguel Hidalgo en su huida hacia el norte, en 1810, cuando peleó por la independencia de la Nueva España del imperio Español, también Benito Juárez, en 1864, llevando en su carruaje la República, defendiéndola de la invasión francesa.



A principios del siglo XXI, el paisaje del Bolsón de Mapimí sigue siendo como hace miles de años.

Como en aquel domingo del viaje a Ojuela y Mapimí, en que preferí, con dos amigos, ir a conocer esa mina abandonada, hoy escribo esto, en lugar de estar viendo el fútbol.

Ayer, después de impartir una conferencia a la que me invitaron estudiantes de la Facultad de Instrumentación Electrónica de la Universidad Veracruzana, fui con un grupo de amigos a un bar, una cantina, después de un par de cervezas, una buena botana y varios vodkatonics, llegó un trío norteño, a nuestra petición cantaron, entre otras: Estos eran dos amigos que venían de Mapimí...