Cosamaloapan

Anoche, después de salir del trabajo, fuimos al centro de la población. Caminamos por el parque salitario. Nos sentamos en el único café a conversar y beber.

Hoy por la tarde, después del trabajo, pasamos a comer a la ostionería El Corsario de Doña Martina, sólo por el gusto de disfrutar de un tapixte, pollo sasonado con una salsa verde acompañado de platano verde con hoja de acuyo y todo el conjunto envuelto en hoja de platano. Delicioso. Luego el viaje de regreso a Xalapa.





Atzizintla

El trabajo me hizo conocer este pequeño, diminuto, pueblo ubicado en las llanuras que rodean la laguna de Alvarado, que comparte aguas con el río Papaloapan, cerca de donde desemboca éste en el Golfo de México.

A las siete de la mañana salimos de Xalapa. Llegamos a la sala de trabajo en Cosamaloapan a las diez y media. Al mediodía decidimos ir a Atzizintla.

Por aquí todo es verde. Los cañaverales que se cruzan por el camino. El lirio que cubre el arroyo, cuyo nombre es Quita calzón, así me lo dijeron los pobladores, pescadores ellos. Para pasar del camino a sus chozas lo hacen en un chalupa -bote-, apartando el lirio. Verde...

Gabriel García Márquez llama a un lugar como éste: Macondo...





Primer encuentro de blogueros de Xalapa



Por iniciativa de Iván, quien nos ha invitado, el próximo 1o. de septiembre se efectuará el primer encuentro de quienes habitamos en la blogsfera xalapeña.

La cita es en dos tiempos. Un encuentro de blogueros locales y de otras latitiudes en forma hibrida, en la sede del evento y vía la Internet. Luego un convivio en un lugar que no sé si es antro, bar, cantina o café. Por ello, no sé si debo llevar escafandra adaptada para la blogsfera.

El sitio del encuentro, preparado por Iván, está disponible, para consultar detalles.

Ese día no tengo programado viajar, salvo el continuo viaje alrededor del Sol. Haré lo necesario para poder participar, tanto cuanto pueda. Mi trabajo me reclama ese día de especial atención, también quiero ver cómo inicia la nueva legislatura del Congreso de la Unión y qué informa el Presidente.
Paseo por el bosque

Ayer, en la mañana, salimos de Xalapa. Nos internamos en las montañas de las faldas del Cofre de Perote.

Estuvimos en una fiesta. Misa. Música y canciones con Mariachi. Comida. Tequila, derecho.

En un intermedio de la fiesta hicimos una breve caminata por el bosque. Árboles de ocote, en pie, labrados en su tronco para que fluya la trementina (goma de alta capacidad combustible).

Vimos a una campesina cosechando papas. Cerca de ella sus hijos, una niña y un niño cuidaban un rebaño de borregos.

La niebla llegaba y se retiraba. Además de árboles y pequeñas plantas, rocas que parecen haber sido esculpidas. La vida en el bosque a tres mil doscientos metros de altura sobre el nivel del mar. Ocho grados centigrados. Verde. Todo verde.

Por la noche, en medio de la niebla, regresamos a Xalapa.





Torre Mayor









Llegamos al mediodía a éste que es el edificio más alto de la ciudad de México, y de toda América Latina. El propósito era ascender al mirador y contemplar la ciudad, el Paseo de la Reforma sin autos. No fue posible, pues el mirador ya no está accesible desde hace seis meses. Sólo contemplamos la Torre desde el Paseo. Nos retiramos.



Caminamos por el Paseo. Fuimos al Museo Rufino Tamayo. Después de éste, pasamos frente al Museo Nacional de Antropología. La gran escultura que representa al dios mexica Tláloc preside el acceso. Él que en esta temporada ha sido generoso con las lluvias en casi todo el país, ahora también clama por la democracia.



Por la tarde viajamos de regreso. Cuando terminaba la tarde pasamos por el valle de Perote, donde vimos ponerse el Sol, dar sus últimos rayos del día sobre la extensa planicie y las montañas. Se acabó el día.

Llegamos a Xalapa. Se acabaron las dos semanas de vacaciones y de viajes. Éstos seguiran por otros motivos...
De Xalapa a la ciudad de México

Hoy por la tarde salimos de Xalapa. Estaba soleado. En el ascenso sinuoso por las faldas del Cofre de Perote pasamos algunos, muy breves, bancos de niebla. Al llegar al plano, valle de Perote, nos deslumbró el sol de la tarde, intenso.

Hicimos el recorrido por la ruta tlaxcalteca: Huamantla, Apizaco y Tlaxcala. Al anochecer nos incorporamos a la autopista que viene de Puebla. Las curvas ascendentes de Río Frío las pasamos bajo un suave lluvia. Luego ésta se hizo fuerte. Descendimos al Valle de Anahuac bajo la lluvia. Desacargas atmosféricas a los lejos. Rayos deslumbrantes. El valle como un inmenso lago de luces se veía tenue detras de la lluvia.

Entramos a la ciudad por la calzada Zaragoza. Luego seguimos por Viaducto. Estamos en la inmensa ciudad de México.

Mañana pienso ir al mirador de la Torre Mayor. La siguiente foto fue de las primeras que tomé con la cámara actual, un domingo que fuimos a ver a Chapultepec la exposición de España Medieval.

Museo de los pintores de Oaxaca
Exposición de Alfredo Cardona Chacón.


Hoy a media mañana fui a ver dos exposiciones en este museo. La primera en la planta baja es de pequeñas esculturas de cerámica. Al pasar por el segundo patio vi como tomaban fotografías de un cuadro de Rodolfo Morales, uno de Rufino Tamayo y uno de Samuel Rojas, para embalarlos y enviarlos a una muestra del arte oaxaqueño a Chihuahua –norte de México-.

En la segunda planta está la exposición de cuadros de Alfredo Cardona Chacón, de Juchitán, Oaxaca (1948) –región del Istmo-. Colores intensos. Rojo carmín, fuerte como de oxido de cobre. Verdes en varias tonalidades, del claro al fuerte.

Me gustaron, más que otros, los que estaban en los extremos de la sala mayor: Homenaje al General César Augusto Sandino –Nicaragua-, donde predomina el verde y el azul, como evocando las montañas y las lagunas y Homenaje a Violeta Parra –Chile-, éste es como una pintura que canta, canta como Violeta: Gracias a la vida. Aquí los comparto.

Por la tarde regresamos a Xalapa. Con intermitencia de lluvia llegamos, estamos en casa.





La lluvia y las montañas de Oaxaca

Ayer. por la tarde, viajamos desde Xalapa. Lluvia en el camino, a veces suave, a veces muy intensa. Tardamos más de una hora del tiempo de viaje que hemos hecho en ocasiones anteriores, por los estragos de la lluvia. Pasamos por un tramo de carretera inundado, después de una fila de cientos de autos, autobuses, camiones, trailers. Llegamos a Oaxaca cuando ya avanzaba la noche.


















Hoy fuimos al bosque. Visitamos un jardín. Rosas, geranios, dalias, margaritas, gladiolas. Colores blancos, amarillos, rosas, del rosa mexicano.

Regresamos bajo la lluvia. Vimos la lluvia en las montañas, como se cubrian de niebla. Agua...



De Huatulco a Xalapa

Anteayer, por la noche, estuvimos en la fiesta de graduación de Paco. Frente al mar, en la bahía Chahue. La velada fue muy grata y prolongada.

Ayer, después del mediodía, salimos de Huatulco. Transitamos por la costa del océano Pacífico hasta las cercanías del puerto de Salina Cruz. Cruzamos por el Istmo de Tehuantepec, la parte más angosta del país, rodeamos las Sierras Madre del Sur y Oriental hasta las llanuras cercanas a la costa del Golfo de México. Por las llanuras veracruzanas cruzamos el enorme puente sobre el río Papaloapan, pasamos por las cercanías del puerto de Veracruz, luego hacia Xalapa. Llegamos a casa cuando ya había llegado la noche. A otra fiesta...





Bahía de La Entrega

Al poniente de Santa Cruz Huatulco está esta bahía. Su nombre sugiere como primera impresión la culminación, el éxtasis, apasionado de la relación de un hombre y una mujer o de una mijer y un hombre. No es así.

En la tercera década del siglo XIX, cuando recientemnete México había dejado de ser la Nueva España, y ya había sido Presidente Vicente Guerrero -quien junto con Agustín de Iturbide obtuvo la independencia de España-, sus enemigos políticos, pagándole a una marino italiano -Picaluga-, éste lo invitó a una comida a su navío en el puerto de Acapulco, ya en su barco, lo secuestró y lo trajo hasta esta playa donde lo entregó a sus enemigos, quienes lo llevaron a la ciudad de Oaxaca y lo fusilaron 14 de febrero de 1831 en el ex-convento de Cuilapan.

Ahora la playa es muy visitada por gente del pueblo. Llegamos en autobuses y autos. Se sumergen en el mar. Contemplan los peces. Toman el sol. Construyen castillos de arena...





Bahía Conejos

Huatulco es un conjunto de nueve bahías. Hoy fuimos a Conejos.

Para llegar dejamos a la orilla de la carretera el vehículo y nos internamos en un angosto sendero, enmedio del follaje. Verde. Un tunel entre la vegetación, muy breve la caminata y de pronto aparece ante nuestros ojos, asombrados, la bahía.

El mar estrellando sus olas en el acantilado. La playa extensa en la que viene y va el mar, con su blanca espuma. Arena. Rocas. Agua. Mar...





Sierra Madre del Sur

Hoy al mediodía dejamos la ciudad de Oaxaca. Recorrimos el valle en dirección al sur. Por Miahuatlán dejamos el valle. Vimos la escultura ecuestre dedicada al General Porfirio Díaz en el lugar donde, en la sexta década del siglo XIX, derrotó al ejercito invasor francés.

Pasamos por la escarpada Sierra Madre del Sur. Las montañas cubiertas de niebla. Por momentos nos acompañó una suave llovizna.

Después de seis horas de viaje por la sierra, llegamos a la costa que mira al océano Pacífico. Estamos frente al mar...





Centro Fotográfico Álvarez Bravo

Ayer, caminando por el centro histórico de Oaxaca llegué a la casona que alberga el centro fotográfico que hace homenaje a Manuel Álvarez Bravo.

Es una casona en la esquina de García Vigil y Bravo, precisamente, con su fachada exterior color chocolate, como el chocolate de Oaxaca. Su interior es blanco. Blanco.

Recibe a los visitantes un retrato de cuerpo entero del fotografo artista, desde una balcón simulado.

En una de las salas se exhibe una pequeña instalción: un pequeño cuadrado de transparencias fotográficas tiradas sobre el piso. A tavés de la ventana se ve trascurrir la vida de los oaxaqueños.

Las paredes blancas. La puertas, de una sala a otra, de madera. Rectangulos. También puertas de arco. Paredes de blanco...



























































Los invito a conocer la Biblioteca Francisco de Burgoa.