The King is Dead


I am going to miss Richard Jewell. I always made a point of scanning TV Guide (which I subscribe to faithfully, despite its total obsolescence) during NBC's outstanding coverage of the world's "greatest" sporting competition, hoping to come across some episode of Montel featuring Jewell as a guest. Damn those shows were special, the bloated former-scapegoat, his torpid body tumid from diabetes, his fate sealed by the mere word "suspected." In fact, Jewell was a hero. He actually saved people, and was alert on the scene. But someone thought he was the bomber. So he's dead. Simple as that. Welcome home, Nostradamus, welcome home Richard Jewell.

Alienation


Ever since I became an indirect employee of a state government yesterday (and a union member too) I have felt the soul of a strange curmudgeon swiftly and silently usurp my very being; suddenly, I begin to treat others as though I were a postal worker, their slightest misunderstanding sending me into fits of "Sir, I'm afraid you're going to have to be more prepared in order to talk to me" and "The line begins OVER THERE."

At the DMV, I become outraged at a child's screaming, to the point where I began to say something to the mother about "shutting up her little monster" before some vestige of reason quiets me. When a woman's faux-pearl necklace comes off its string due to the overactive hands of her young child rather than bend and help her recoup the beads I smile and laugh, looking around at my "coworkers" in the line as another moment of hilarity has broken up the tedium of our lives as bureaucratic city employees.

As a new union member, I am obviously frothing at the mouth for the first strike. I want to strike immediately, having not even received my copy of the proposed contract.

Perhaps I have been taken over by one of Dostoevsky's "Demons," a maligning and spirit-destroying ennui that bleeds the soul while leaving the body to live on, a hollow and indifferent shell. Perhaps I exaggerate. But in any event, the Geist of civil service has plenty of fresh Lebensraum in my life now, and I will never shake off its nourishing tentacles...

Apologies to Eric...


But I have to post a link to this angry Australian story from last Halloween, featuring this picture of Bill Maher dressed as a dead Steve Irwin...

Florida

Estoy terminando este viaje a La Florida. Mañana, desde muy temparano partiré de regreso. En la madrugada saldré de Tallahasse a Jaksonville, luego Atlanta y de ahí a la ciudad de México, enseguida a Xalapa, para regresar a trabajar, el huracan Dean dejó a su paso por el norte de Veracruz muchos daños y debo acudir para participar en su solución.

Conocí algo de la vida y la historia de esta región. Llegué al norte de esta peninsula, visité algunos lugares en Tallahassee. Hice un recorrido desde el norte hasta el sur, luego del sur al norte. Conocí el Centro Espacial John F. Kennedy. Visité museos, una biblioteca, la Universidad del Estado de Florida. Vi paisajes diferentes a los que conocía: El manantial en Wakulla, las cavernas de Marianna, pequeñas ciudades como Quincy. Vi mucho. Me tengo que ir.

Tragedy

Have let this slip for a long time. Sorry.

Eddie Griffin is dead... This is a tragedy roughly on par with the death of Darell Russell... Eddie had tremendous potential, was a gifted athlete and a seemingly nice guy, but alas, the demon booze did him in, as it has so many talented people in so many fields...

It seems as if Eddie's death was a suicide. He crashed his SUV into a moving freight train... Pretty awful way to go after being cut just last March by the Wolves... Pretty awful. Eddie, we will miss you.

Universidad del Estado de Florida

Al inicio de la tarde, recorrimos brevemente el campus universitario. Esta institución fue creada en 1851.




Para ver alguna foto, colocar el cursor sobre ella.

Museo de Historia y Ciencias Naturales de Tallahasse

Hoy recorrimos este museo que está celebrando 50 años. En lo que fue una plantación, basicamente de cultivo de algodón, se recrea la manera de vivir en esta región de Florida a mediados del siglo XIX.

Están las replicas de una escuela y un templo de la Iglesia Metodista, ambas para la población de origen africano, también se ilustra cómo eran las chosas de los esclavos. En contraste se tiene a la casa de Catherine Murat, dueña de una plantación y quien tenía relación de descendencia con la familia de George Washington y su familia política con Napoleón Bonaparte.



En una área se recrea la vida rural, casas de campesinos, artesanos y comerciantes. Hay algunas aves y mamiferos. Es la primera vez que contemplo un campo de cipreses de tierras pantanosas, cuyos troncos son muy gruesos en su base y luego largos y delgados. Un paisaje para disfutar.

Quincy

Quincy es una pequeña ciudad en el noroeste de Florida, pertenece al condado de Gadsden, se llega por la carretera 90. Fuimos a conocerla porque supimos que ahí reside un grupo de mexicanos.

La ciudad tiene construciones que son preservadas como Herencia de Florida. Destaca en el centro histórico, el edificio de la Corte del Condado, éste fue contruido en 1902. Uno de los más bellos y antiguos edificios es el Templo de la Primera Iglesia Presbiteriana que data de 1833, tiene anexos, uno de ellos dedicado a obras sociales, de educación y asistencia a necesitados. Otra bella construcción es la Casa Blanca, construida por uno de los señores acaudalados en 1840. Grandes árboles dan sombra a esas casonas del siglo XIX, una de ellas parece un castillo.

Los mexicanos que habitan aquí viven en casas rodantes que están estacionadas en la periferia. Hay frente a sus casas una tienda de productos mexicanos, allí alimentan su nostalgia. La tienda es atendida por Laura, ella tiene más de 17 años de vivir en EE UU, después de que salio de su natal Ixmiquilpan en el Estado de Hidalgo. La tarde está por terminar y nos retiramos.

Cavernas de Florida

Hoy vimos la Cavernas del Parque del Estado de Florida. Estás se ubican en la población llamada Marianna en el noroeste del estado, donde ya rige el horario del centro, ya que en gran parte de el estado el horario es el del Este.

Son formaciones de estalactitas y estalagmitas. Hay otra formación que en inglés se llama flowstone, ésta parece estar cubriendose de cera color blanco en forma continúa. Cuando la temperatura ambiente en la superficie es de más de 30 grados centigrados en el interior de la gran caverna se siente la comodidad de 18 grados centigrados.

En la superficie hay un parque para acampar y un pequeño manantial donde, en algunas ocasiones, no en ésta, se permite nadar.

Es un espectáculo que la naturaleza tiene en sus entrañas y que se ha formado a los largo de miles de años.

Florida, del sur al norte

En la mañana: Salida desde el sur.


Pasando el mediodía: Llegada al Centro Espacial John F. Kennedy.


Tarde: Siguiendo al norte. Llegada en la noche a Tallahasse, capital de Florida.

Miami Beach

Ellas bailaban














Art deco














Ella caminaba sola

Misión San Luís

Por la tarde fuimos a la Misión San Luís. En el sitio donde originalmente estuvo esta Misión de los franciscanos españoles, existió un asentamiento de los Apalaches, primeros pobladores de estas tierras del norte de Florida.

Destaca por un lado la impresionante construcción de un gran cono hueco en su parte superior. Su estructura es de madera y sus paredes de palma. En su interior los apalaches celebraban sus ceremonias religiosas relacionadas con la Tierra.



Los españoles llegaron a principios del siglo XVII y establecieron la Misión San Luís. La edificación para sus cultos fue hecha con los mismos materiales que los apalaches usaban en sus construcciones: madera y palma, sólo cambio la forma. Además del templo, los españoles constuyeron un fuerte para el resguardo militar. Todo fue destruido cuando los invadieron los ingleses. Lo que hoy de ve son construciones hechas a semejanza de las originales.

A fines del siglo XX, quienes colocaron el techo de palma de las construciones son paisanos nuestros, mexicanos de San Luís Potosí, dirigidos por el patrón Silvestre Gallegos con quien conversamos brevemete. Ahora están remplazando el techo de palma del templo católico, de su replica. Parece que cinco siglos no han pasado, sólo que ahora no son los apalaches, sino mexicanos los que hacen el trabajo pesado. Y ya estamos en el siglo XXI.

Wakulla Springs

Por la mañana fuimos a este manantial de agua cristalina. Hicimos un recorrido por el río que se forma a partir de él. El agua surge de un río subterráneo y continúa por la superficie. El agua es fresca.


Vimos algunos lagartos, algunas garzas y otras aves. El paisaje es de varias tonalidades de verde. Hay en su ribera o aun dentro del río algunos árboles gigantes y añejos.



La transparencia del agua permite ver los peces que van zurcando y las plantas que hay en el lecho mismo del río. Fue un recorrido impresionante.

Tallahassee

Anoche llegué a esta ciudad, capital de Florida. Es una ciudad rodeada de bosque. La mancha urbana solo es perceptible en pocas manzanas, todo lo demás, aun cuando hay edificaciones, está protegido por árboles. Pinos, de los que conocemos como ocote, y robles son la mayoría de este bosque inmerso en la ciudad, o, mejor, la ciudad inmersa en él.

Visitamos el Capitolio antiguo. Conocimos la que fue la oficina de los Gobernadores, las salas de la Corte, la Casa de los Representantes y el Senado. También vimos el nuevo Capitolio, desde su piso 22 se tiene una vista de toda la ciudad.

En una de las salas del viejo Capitolio, que está acondicionado como museo de la historia de Florida, se muestra el caso de la eleccióm del Presidente en el año 2000, cuando se tuvieron que volver a contar los votos y ahora lo muestran como una lección de democracia.










Vimos el fronton del edificio de la Suprema Corte donde se hizo el recuento de votos y se dicidio quien fuera Presidente de EE UU.




Tengo muy presente que millones de mexicanos, en la elección presidencial del 2006, demandamos un recuento de votos, voto por voto, y no se atendió la demanda ciudadana, por ello no tenemos un presidente electo con certeza y no podemos dar ninguna lección de democracia. Eso pensé cuando ví la reciente historia de Florida, y de EE UU, al recorrer las salas donde está lo que ellos llaman su herencia.

Jacksonville

Muy temprano salí de la ciudad de Méxio, con una escala en Atlanta, luego continué el viaje a Jacksonville, en el norte de Florida. Me enteré qué este lugar existía cuando tuve el aviso de la reservación. Es un lugar calido. La ciudad bordea el río St. Johns. Lo primero que hicimos, mis anfitirones conmigo, fue ir a contemplar el río.


Ya llena nuestra vista de agua, comimos. Saboreé un pescado delicioso -mahi-mahi-. Al terminar la comida, se nos acercó un paisano y nos preguntó si eramos católicos, no fue la respuesta. Nos dijo que en unos ladrillos el veía a la Virgen. Alguien fue a testificar el hallazgo. Luego la entrevista. De dónde es. De México, de Puebla, de Matamoros, de Izucar de Matamoros. Yo soy el que preparo aquí todos los platilos. El pescado está excelente, no lo había probado, una delicia. Vuelvan cuando gusten, por aquí casi no vienen mexicanos. Llevo en este país 31 años, más de veinte preparando platillos, tuve un pequeño restaurante y no funcionó, así es este negocio. Ya será. Hasta luego, nos dio gusto conocerlo. Así nos despedimos de Gumaro Garita, nuestro paisano y excelente chef.


Luego, un paseo por el río en un taxi acuatico. Nos fuimos de Jacksonville, a seguir el viaje.