Tapetes y fín de viaje 2007

Caminando por el centro de Oaxaca me encontré con una exposicion y venta de artesanías. Conversé con Gabriela y Jerónimo, ellos elaboran tapetes de lana. Viven en Teottitlán del Valle y todos en ese pueblo se dedican al trabajo de la lana. La tiñen con tinturas de vegetales o animales, conchas inclusive. Predominan los de figuras con rombos y grecas, tienen algunos que reproducen obras de pintores famosos como Joan Miró y Pablo Picasso. Me fue grato conversar con ellos, se perciben optimistas, desde luego que son muy trabajadores. Escuché sobre las técnicas para colorear la lana y tejerla para que el tapete quede muy plano, recto en sus orillas. Son piezas para coleccionar.




Recorrí la ciudad que conozco desde que tengo memoria. Ví turistas y paisanos. Un pintor con su caballete, paleta y pincel retratando el templo de Santo Domingo. Las fachadas de las casonas de colores encendidos, otras de cantera verde labrada. Me proveí de algunos libros. Caminé en este viaje que hoy concluye en la misma ciudad donde lo inicié. Mañana, en un nuevo año, seguiré viajando, regresaremos a casa.

Ocotlán

En este pueblo nació Rodolfo Morales. Lleva, el pueblo, el apellido de Morelos. Cada viernes es el día de mercado, como hoy, éste se desborda por las calles del centro. Dentro hay una fonda que atiende Beatriz, a ella le ayuda su mamà, doña Ana María, y dos de sus sobrinas. Ella tiene un extrarodinario parecido con Frida Kahlo, se viste como la pintora.

En la calle Morelos está la casa que habitó Rodolfo Morales, uno de los más grandes artistas plásticos del siglo XX mexicano. Es enorme, en ella se alojan sus talleres, uno de collage y otro donde pintaba en caballete, una galería y una sala de computo. Allí vivió sus ùltimos días el pintor. Ahora sus cenizas están depositadas en una urna dentro del Exconvento Dominíco que ayudó a restaurar. En éste hay varias salas con exposiciones. Hoy vimos la que aloja parte de su obra, oleos pintados en cilindros donde retrata a su pueblo y a su gente, otra con figuras de cerámica y otra más con retablos de motivos religiosos de los siglos XVIII y XIX.

Hay mucho que ver en Ocotlán. Mucho que saborear. Hoy disfrutamos un poco de eso mucho que tiene.

Verde Antequera

Oaxaca, la antigüa Antequera es una ciudad verde. Sus construciones son de cantera verde. De piedra es el acueducto que proveyó a la ciudad en la época virreinal. De cantera verde sus templos. De la misma piedra el edificio central de la Unversidad Autónoma Benito Juárez. El teatro Macedonio Álcala está hecho de cantera labrada.

Cuando llueve, la cantera mojada adquiere un tono verde jade, éste le da el otro adjetivo a esta ciudad: La Verde Antequera.




Tehuacán

Por la mañana, de ayer, salimos a Tehuacán, Puebla. En el intermedio entre la celebración religiosa y la comida, caminamos por el centro de la pequeña ciudad. Es como en la mayoría de las ciudades mexicanas: El parque al dentro, y en centro de éste el Kiosco, la Catedral hacia uno de sus lados y en otro el Palacio, en este caso municipal. Nos retiramos de allí a disfrutar de una rica barbacoa, acompañada de un mezcal y cervezas. Luego regresamos.


Great Unpublished Books

So I'm watching Stone Phillips interview Jeffrey Dahmer and his parents back in 93... Classic interview, completely boring, mostly just the father trying to blame the mother, the mother denying she did anything wrong, and Dahmer just acting completely disengaged and boring the whole time.

However a definite high-point occurs when we learn that Mrs. Dahmer is working on a book, not just about her son but about her negative depiction by the media and her ex- husband... The title is the best part: An Assault on Motherhood!

Amazingly, though the book was never published, I have obtained a brief rider for the volume, containing this snippet:


Hello. My name is Joyce Flint. You might know me as the mother of the monster. My son Jeffrey Dahmer killed 17 men, mutilating and eating some. He also made some men into living zombies. But I'm not a monster, and neither was Jeff. I'm a mother. I'm a mother and a good one at that. I am. Despite all the killing... And yes, I've heard about the mummified head and penis he kept in a box. At Thanksgiving. But I was a good mother, even when I wasn't there and Jeff was left alone to felate and then murder a hitchhiker. I was damn good. I did me some mean mothering, and look at what you've all given me to show for it!!! Why!!! Ah, fuck it, this is pointless... Dahmer lives!

Wow, juicy stuff. Wonder why this never went to press?

Lerma


Ayer, al amanecer contemplé el río Lerma. Después del mediodía estuve muy cerca de su cauce. El agua fluye con fuerza después de la caída y haber movido maquinarias. Se va fluyendo. Después de Michoacán llega a Jalisco, al Lago de Chapala. Tal vez esa agua que ví ayer, hoy ya forme parte de ese lago.

Para llegar al pueblo de Tepuxtepec, Michoacán, donde está una presa sobre el río Lerma y ésta es como una lago, más grande que el pueblo, salimos por el poniente de la ciudad de México. Viajamos con el sol de frente. Hay que pasar Toluca, ahora es más breve por un nuevo libramiento llamado Del Bicentenario, luego Atlacomulco, dejar la autopista que va a Morelia y salir por una carretera angosta hasta ese pueblo, donde banderas amarillas ondean sobre sus techos, lo que ví hoy por la tarde cuando nos retiramos de regreso.

Agua que sigue fluyendo.

Hielo y nieve

En el penúltimo día de esta semana, que fue de viajes continuos, que incié en Córdoba, luego Veracruz, después Cosamaloapan y al final la ciudad de México, ví hielo y hoy, nieve.

Sobre la pista de hielo instalada en una parte del Zócalo de la ciudad de México vi mucha gente patinando. Para subir a las tribunas y verlos hay que hacer una fila que dura más de diez minutos. Las filas que hacen quienes quieren patinar son inmensas.

Hoy por la mañana vi la nieve en las cimas de los volcanes. Primero la pareja formada por el Popocatépetl e Iztacciuatl en su idilio permanente. Luego La Malinche que sobresale de la planicie tlaxcatlteca. Finalmente el Citlaltépetl, tambien conocido como Pico de Orizaba, y las montañas verdes que van atenuandose hasta llegar a la llanura que bordea el Golfo de México.